¿Cómo pueden los sectores público y privado trabajar juntos para crear ciudades inteligentes?

Expertos en Smart Cities comparten ejemplos de asociaciones público-privadas exitosas en todo el mundo.

Posted by ArsenalVFX Enero 21, 2019

¿Cómo se transforma una ciudad en una ciudad inteligente? Una estrategia consiste en reunir al sector privado para proporcionar financiación, conocimientos técnicos e innovación que complementen los esfuerzos del sector público, pero reunir ambos sectores no es fácil y puede resultar desafiante en la práctica.

En un reciente evento sobre ciudades inteligentes en Nueva York, convocado por el McKinsey Global Institute, Kathryn Wylde, presidenta y directora ejecutiva de la Asociación sin fines de lucro para la Ciudad de Nueva York, pidió a expertos en ciudades inteligentes ejemplos de colaboraciones público-privadas exitosas.

Rit Aggarwala, jefe de sistemas urbanos en Sidewalk Labs y profesor adjunto de asuntos internacionales y públicos en la Universidad de Columbia; Ester Fuchs, profesora de asuntos internacionales y públicos y ciencias políticas y directora del programa de política social y urbana de la Universidad de Columbia; y el socio de McKinsey, Jonathan Law, compartieron sus visiones.

Para comenzar con un par de ejemplos, en Copenhague están trabajando con Hitachi sobre cómo monetizar los conjuntos de datos que se utilizarán para crear aplicaciones y otras soluciones para residentes.

Copenhague.

Otro ejemplo es cómo Abu Dhabi se ha asociado con una compañía suiza en torno a la telemedicina, determinando cómo proporcionar soluciones, hacerlo de manera equitativa.

Abu Dhabi.

Otro es Ciudad de México, que está trabajando con una organización sin ánimo de lucro en torno a la detección de terremotos. No se trata solo de empresas con fines de lucro; también se trata de grupos de expertos y organizaciones sin ánimo de lucro que trabajan en este espacio de las ciudades inteligentes.

Ciudad de México.

Un modelo diferente es lo que Singapur está haciendo con su iniciativa para convertirse en un país inteligente. El país está tratando de incubar una serie de soluciones diferentes con iniciativa de la administración y con la esperanza de escindirlas con financiación privada (capital de riesgo) en un futuro para que tengan un flujo de ingresos más sostenible a largo plazo.

Singapur.

Rit Aggarwala: Un ejemplo en el que siempre pienso con gran admiración es Ámsterdam, y la historia de Amsterdam Smart City, que efectivamente tiene la misma relación con el gobierno de la ciudad que tiene la EDC de Nueva York [Corporación de Desarrollo Económico de la Ciudad de Nueva York]: tipo de cautivo sin fines de lucro. Curiosamente, comenzó como una organización sin fines de lucro fuera del gobierno de la ciudad, a través de una subvención de la UE independiente de la ciudad. El fundador de la organización se convirtió, más tarde en el Director de Tecnología de Ámsterdam. Y así, estas dos cosas convergieron, pero mantiene ese enfoque empresarial. Y en un momento en que la ciudad no estaba interesada, permitió a un conjunto de empresarios identificar problemas urbanos donde existen soluciones tecnológicas y configurar un montón de demostraciones, pilotos y cosas que atrajeron la imaginación del público. Eso lo convirtió en algo que el gobierno se tomó muy en serio y ahora se ha adoptado plenamente.

Ester Fuchs: las asociaciones universitarias son un tipo de asociación que ha sido fundamental en las ciudades más pequeñas y medianas, de hecho, e incluso en Nueva York.

La Universidad de Columbia recientemente obtuvo una subvención de la National Science Foundation y esperamos, en el proceso, obtener una segunda subvención, que utiliza Harlem como banco de pruebas. La primera subvención, llamada COSMOS, es cablear una parte de Harlem para que tenga el tipo de capacidad que le permita competir económicamente, así como para proporcionarla a la comunidad.

La parte interesante de estos modelos es cuánto de ellos es ascendente en lugar de descendente. Hay socios de la comunidad que participarán en el proceso de averiguar para qué queremos usar esta información. Parte de ello es crear la tecnología para recopilar los datos, pero también comprometer a la comunidad para determinar cómo se utilizarán estos datos para resolver problemas en lo que llamamos “el nivel de paisaje urbano”. Es muy innovador y extremadamente prometedor.


Créditos: Escrito por Mario Prieto Fotografía: Internet